Fundación Aiken

Sé padrino o madrina de
niños y niñas en duelo.

¿Querés conocer cómo ayudarnos?

Dejanos tus datos y nos comunicamos:




Ser Madrina o Padrino es convertirse en parte de la red
de apoyo para el niño o niña que sufre.

Cuando los niños y niñas llegan a Aiken por la muerte de su mamá, papá o hermano/a, se sienten muy solos con su dolor. Con su grupo de amigos habituales no pueden compartir lo que les pasa porque perciben que no son comprendidos. Muchos de ellos tienen temores, especialmente nocturnos y les cuesta expresar lo que les pasa a sus cuidadores, en algunos casos porque no quieren cargarlos con más dolor del que ya tienen y en otros porque no se sienten comprendidos.

"A veces estoy enojado y no sé porqué...
en la escuela nadie me entiende y me cuesta concentrarme y estudiar"

En Fundación Aiken tenemos grupos de acompañamiento de niñas y niños en duelo, para darles un lugar de pertenencia e identificación con sus pares que también están atravesando una situación similar. Esto favorece la expresión de las emociones y pensamientos, porque se dan cuenta que no son los únicos sufriendo por una muerte. Los grupos favorecen también la posibilidad de que los niños y niñas hablen con sus cuidadores y puedan expresarles sus emociones y pensamientos sin temor.

"Es raro ir a la casa de mis amigos y ver que está su papá y su mamá. Yo extraño eso. A veces me enojo con mi mamá porque mi papá no está pero se que no tiene la culpa..."

En Aiken también acompañamos al adulto cuidador, para que pueda elaborar su propio dolor y aprenda modos saludables de acompañar al niño/a. Los padrinos y madrinas ayudan a sostener el acompañamiento que realizan los profesionales de la salud especializados en duelo para que los niños, niñas y sus familias, puedan transformar su dolor en fuerza de vida.

"En Aiken pude entender lo que me pasaba, me ayudó mucho escuchar también a otros chicos. Siempre me sentí bien en el grupo, incluso cuando hablábamos de cosas tristes"

Con tu donación mensual estás ayudando a sostener:

  • Grupos de acompañamiento a niños/as y adolescentes en duelo.
  • Grupos de acompañamiento al adulto cuidador.
  • Atención psicólogica individual al niño o niña en duelo.
  • Orientación telefónica a familiares de niños y niñas en duelo.
  • Asesoramiento y orientación a escuelas y otras instituciones educativas.
  • Asesoramiento y orientación a instituciones y profesionales de la salud.
  • Capacitación a escuelas públicas.
  • Apoyo y asistencia a otras organizaciones de la sociedad civil que realizan tareas de contención a la niñez.
  • Charlas sobre duelo abiertas a la comunidad.

Vos también podés ser red
para un niño que sufre.